2 oct. 2011

Pompeya - Italia






Pompeya surge en la loma de una colina a 30 metros sobre el nivel de mar a pasos del volcán Vesuvio. Su posición estratégica le permitía controlar el valle del río Sarno, en cuya desembocadura se hallaba emplazado un puerto pujante.
Las noticias acerca de los orígenes de la ciudad son inciertas. Según los restos más antiguos que se pueden datar entre fines del siglo VII aC y la primera mitad del siglo VI aC cuando se edificó la primera murallacon la toba o tufo que los lugareños denominan "pappamonte"; la misma delimitaba un área de 63,5 hectáreas.
Se componía de una civilización mixta en la cual se habían fundido elementos autóctonos, etruscos y griegos que signó el desarrollo de la ciudad.
A fines del siglo V aC las tribus samnitas bajaron de los montes de Hirpinia y de Samnio y se diseminaron por la actual Campania, cuyo nombre significa "llanura fértil".
Los samnitas conquistaron las ciudades vesuvianas y de la costa reuniéndolas en una liga, cuya capital era Nuceria.
Durante la época Samnita, en Pompeya, las obras de urbanización recibieron un gran impulso. Por su importancia, más adelante Roma se vio obligada a realizar alianzas y de esta forma Pompeya pasó a formar parte de la organización política de las res publica romana en su carácter de aliado o "socio".
Pero, tras el asedio de tropas de Cornelius Sulla (o Sila), Pompeya se convierte en colonia romana con el nombre de Cornelia Veneria Pompeyaanorum (80 aC). Pompeya ya colonia crece en edificios públicos, y particulares sobre todo en época de los emperadores Octaviano Augusto y Tiberio.
En el año 62 aC un violento terremoto asoló toda la zona vesuviana. En Pompeya, la reconstrucción comenzó de inmediato pero llevó mucho tiempo.
Diecisiete años más tarde, la erupción del Vesuvio sepulta bajo un río de cenizas, toda la ciudad cayendo en el olvido por más de 2000 años.
Con el rey Carlos III de Borbón, de Nápoles, en 1748 comienzan las obras de recuperación y continuaron sistemáticamente durante todo el siglo XIX, hasta la actualidad.
Actualmente se están haciendo obras de restauración  y valoración de la ciudad antigua y de su patrimonio excepcional de edificios, esculturas, pinturas y mosaicos. Se encuentran restos humanos y de animales domésticos la mayoría en posición de dormidos porque la erupción ocurrió de noche y no dio tiempo a sus habitantes a irse.
La ciudad de una imponencia increible puede recorrerse por sus calles empedradas recorriendo casas, comercios, plazas, fuentes de agua pública, cañerías casi intactas, produciendo en el visitante un silencio y un asombro únicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario