27 jun. 2012

Nuevos impulsos para combatir el tráfico ilícito de Bienes Culturales

París, 22 jun.- Perú celebró hoy el "importante éxito" que acaba de obtenerse en la Unesco en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales y subrayó el hecho de que se hubiese obtenido por consenso, tras "arduas negociaciones" con países como Francia, Estados Unidos, Japón, Alemania y Holanda. La segunda reunión en 42 años de los Estados partes de esa Convención -adoptada en 1970 y actualmente ratificada por 122 países- acordó este jueves en París crear un órgano de seguimiento y reunirse a partir cada dos años. Perú recalcó que este segundo encuentro de las Partes de la Convención de 1970 concluyó tras "dos días de arduas negociaciones, en las que se enfrentó una fuerte oposición de los países mercado", como Francia, Estados Unidos, Japón, Alemania y Holanda, entre otros. Esta Convención era "la única" de las seis Convenciones Culturales de la Unesco que no contaba con ningún órgano de aplicación o con reuniones periódicas, "debido precisamente a la influencia de los poderosos intereses económicos involucrados en los mercados del arte", destacó la delegación peruana ante la Unesco en un comunicado. Sin embargo, "el tráfico de patrimonio cultural es una actividad criminal de carácter internacional cuyos niveles de lucro son sólo comparables al tráfico de armas y de drogas", añadió. Es una actividad ilícita que "obliga a los Estados de origen de los objetos a distraer importantes recursos financieros y humanos", en lugar de destinarlos a esfuerzos de desarrollo, además de atentar a "la dignidad" humana de los pueblos que la padecen, pues ese tráfico clandestino destruye "su espiritualidad colectiva", manifestó. Agregó que Perú presentó en la reunión "un proyecto para dotar a la Convención de un mecanismo de implementación, así como para establecer reuniones periódicas", que finalmente "logró aglutinar un apoyo consistente" en América Latina, África, los países árabes, los de Asia Pacífico e incluso algunos europeos como Italia, Grecia y Chipre. La delegación peruana resaltó como un "aspecto clave" de esa segunda reunión de la Convención de 1970 que el órgano subsidiario creado fuese incluido "en el Reglamento de Procedimiento de la Reunión de Estados Partes", lo que le protege "de cualquier intento de alteración o eliminación". Con el acuerdo alcanzado, estimó, "los países ricos en patrimonio cultural" y que sufren el problema de la apropiación indebida de objetos culturales "obtuvieron un importante éxito". Recordó, asimismo, que ese importante instrumento jurídico fue adoptado por la Conferencia General de la Unesco en 1970 para "frenar el ya entonces creciente tráfico internacional de patrimonio cultural" pero, sin embargo, "hasta 2003 no se reunieron por primera vez sus Estados parte". Perú añadió que aquel encuentro duró tan sólo un día y no se pudo "alcanzar ningún acuerdo" para que la Convención pudiese comenzar a ser operativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario