12 jul. 2012

Casa Manuel de Arijón - Rosario - Santa Fe- Argentina

Casa de Arijón Escrito por José Straatman Lunes, 27 de Septiembre de 2010 00:00 Casa de Arijón. En 1880 Don Manuel Arijón crea lo que sería la aldea Saladillo, un lugar donde las familias adineradas de la época venían a veranear. En un principio había seis mansiones y hoy sólo queda una en pie, la casa cuenta con miradores que las familias utilizaban como lugar de recreación; mientras tomaban el te, miraban el paisaje del río y de las quebradas de Saladillo. En el año 1885 don Manuel Arijón ordenó al ingeniero Abel J. Pagnard la construcción de seis mansiones a la vera del camino principal que atravesaba sus campos(hoy Av. Arijón). Estas mansiones eran arrendadas por don Manuel a las familias de la alta sociedad Rosarina que querían venir a veranear al Saladillo. A este conglomerado de viviendas las llamó "Aldea Saladillo". Estamos hablando de una época en que el Saladillo presentaba un excepcional paisaje a los ojos de los visitantes, con un arroyo de aguas cristalinas, que corría entre verdes prados enmarcado por innumerables cascadas, con sus orillas bordeadas de sauces que invitaban a pasar agradables momentos bajo sus sombras. Sumado a todo esto, despertaba la curiosidad las supuestas propiedades curativas del arroyo. Lamentablemente, de aquella "Aldea Saladillo" la única casa que queda en pié, es ésta, donde hoy funciona la "Casa de la Cultura Arijón". La casa es de un estilo clásico para la época en que se construyó, y, a pesar de las innumerables reformas que soportó en estos 124 años de existencia, aún conserva vestigios de un pasado de esplendor: una reja de hierro macizo totalmente trabajada a mano rodea el frente de la casa; en el hall de entrada se puede observar del lado izquierdo, una hermosa mayólica española del siglo XIX. Antes de la restauración efectuada hace un para de años, los pisos eran de parquet, las paredes lucín en su totalidad revestimiento en roble totalmente trabajado a mano, y los techos ricamente decorados en un estilo renacentista con caras de querubines en las esquinas. La sala central, o sala de recepciones, además del piso de parquet, lucía una alfombra de color verde oliva. Esta sala en tiempos de Arijón tenía una araña de bronce de 20 luces que funcionaba a carburo y remataba el ambiente un hogar con chimenea embutida, cuyo frente estaba cubierto con cerámicos color verde oscuro con el dibujo de la flor de lis. El baño, que en la actualidad se encuentra cerrado al público, es de grandes dimensiones, conserva la grifería original, la bañera y el lavamanos son de hierro enlozado blanco. Estos artefactos, al igual que el inodoro y el dépósito de agua, ambos totalmente labrados, son de origen Inglés, según se puede apreciar en el sello de fábrica que aún conservan. El piso, compuesto por pequeñísimos mosaicos multicolores, al igual que los cerámicos de la pared, color blanco con una delicada filigrana de oro, son de origen Italiano. En la terraza aun se conservan en perfecto estado dos miradores a los que se acceden por una escalera de hierro, ambos con rejas trabajadas a mano con piezas unidas por remaches que conforman diferentes dibujos. Con el paso de los años fueron muchos sus propietarios, pero en la década del 40, la familia Cassarino(la última que la habitó) al no poder afrontar el pago de los impuestos, la donó a la provincia. Pasaron por aquí varias instituciones: Escuela de cadetes de policía, cuerpo de bomberos zapadores, el ceprome, y por último la cárcel de menores. Después que un incendio intencional casi la destruye, gracias a la intervención de los vecinos y las instituciones barriales, el Honorable Consejo Deliberante la declara "Patrimonio Histórico y Cultural de la ciudad de Rosario" y queda bajo la órbita del Ministerio de Educación, el cual destina el casco histórico de la casa para que funcione como Centro Cultural y los terrenos que dan sobre calle Bustamante, para la construcción de la escuela Nº 526 "Provincia de Cordoba". Texto: Alfredo Monzón, Historiador Barrial Edición y Fotografía: José A. Straatman (Junio 2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario