15 oct. 2010

Santa Fe la Vieja. Primera ciudad urbanizada en el Río de la Plata

Apropiación de nuestro Patrimonio Cultural

Dentro del contexto de la conquista del Río de la Plata, donde se implementa una política con miras a poblar las tierras de Sudamérica, la fundación de Santa Fe integra ese propósito.
Ya desde 1527 con Sebastián Gaboto (Fuerte Sancti Spiritu: primer asentamiento español en el Río de la Plata) y con Pedro de Mendoza en 1536 (primer asentamiento de un fuerte en Buenos Aires- Primer Adelantado del Río de la Plata),  quedaban pocas esperanzas de encontrar oro y plata en estos territorios americanos.
Buscando la Sierra del Plata en Paraguay, varias décadas después, deciden los españoles buscar una salida al Río de la Plata.
Comienza con Santa Fe aquel proyecto que, junto a las corrientes conquistadoras de la época en el norte y oeste argentinos, forman un valioso territorio de ciudades que conformarían luego el Virreynato del Río de la Plata en 1776, etapas que luego serían antecedente de nuestra República Argentina.
Es Juan de Garay quien conduce esta empresa y funda Santa Fe en 1573 y luego Buenos Aires, en el año 1580.
Santa Fe es la ciudad donde conviven dos culturas: la nativa americana y la europea.
Los hombres que conformaban la expedición eran mancebos de la tierra, hijos de los primeros españoles y madres guaraníes.
Santa Fe ocupa entonces tierras en la margen derecha del Paraná, sobre uno de los brazos del hoy Río San Javier (brazo del Paraná) lo que les permitía relacionarse estratégicamente con el Paraguay, Tucumán y la salida al mar por el Río de la Plata.
Nace Santa Fe un 15 de noviembre de 1573 en donde Juan de Garay convoca a los primeros pobladores y designa a las primeras autoridades capitulares.
Se determina la traza urbana de la ciudad conformada por once manzanas de norte a sur y seis de este a oeste, ubicando la plaza a metros del río, como construían los españoles las ciudades ribereñas.
Cada damero estaba dividida en cuatro solares para que los primeros vecinos construyeran sus casas. También designa espacios públicos y terrenos para quintas en las afueras. Luego chacras para la siembra de cereales y más allá terrenos para estancias dedicadas a cría de ganado caballar y vacuno.
Con la fundación de  Buenos Aires (en 1580) y Corrientes, se conforma también, junto a Asunción y Santa Fe, un  gran territorio de ocupación española en la cuenca del Plata.
La ciudad vivió ochenta años de 1573 a 1660 logrando su importancia urbana a nivel regional.
Las propiedades se construyeron con muros de tierra apisonada (tapia) cubiertos de paja reemplazándose por teja a partir del año 1600. Se levantan la iglesia Matriz,  San Roque, las iglesias y conventos de San Francisco, Santo Domingo, La Merced y la iglesia y colegio de la Compañía de Jesús. Frente a la plaza, el inmueble dispuesto para Cabildo de gran significación política y social.
La población fue creciendo llegando a casi mil habitantes además de negros y esclavos.
Se registran las primeras marcas de ganado. ( anualmente, en junio próxima al 24 Día de San Juan, donde por tradición se marcaba el ganado) se realiza la  Fiesta Provincial de la Yerra).
Santa Fe logra afianzarse como ciudad y se transforma en centro de intercambios comerciales de las mercaderías provenientes de Paraguay y Tucumán. ( ganado mular, azúcar, yerba, tabaco y otros).
Debido a la erosión de la barranca e inundaciones que impedían el tráfico comercial, se resuelve en 1651 y por algunos años trasladar la ciudad a la llamada Santa Fe de la Vera Cruz (1573). – actual sede de la capital provincial -
En 1949 el Dr. Agustín Zapata Gollán exhuma las ruinas de Santa Fe la Vieja ratificando los dichos orales y documentos de la època, y luego de vastas tareas arqueológicas se descubren vestigios de la vida de la ciudad quedando expuestas parte de la plaza, el cabildo, tres de sus iglesias (Santo Domingo, La Merced y San Francisco), viviendas y testimonios arqueológicos que muestran el desarrollo cotidiano de aquel entonces: platos, monedas collares, herramientas, entre otros.
Dentro del ámbito de los templos quedan al descubierto los restos humanos de vecinos allí enterrados, entre los que se identifican la hija de Garay,( Fundador de la ciudad), Doña Jerónima de Contreras y  su esposo Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) quien fuera el primer gobernador criollo del Río de la Plata.
Desde entonces se presentan dificultades respecto a la conservación de este patrimonio debido a la erosión de la barranca, las lluvias, el viento, deterioro de los restos humanos exhumados y los muros de las edificaciones.
El sitio presenta gran valor científico ya que es testimonio de una ciudad hispanoamericana de fines del siglo XVI y primera mitad del XVII, como asimismo expone la convivencia hispano indígena y  las raíces de nuestra identidad cultural.
La puesta en valor de Santa Fe la Vieja da cuenta de su potencial científico en la historia, arqueología, turismo, atractivos naturales y vinculados en la región como la pesca, paseos en lancha, cabañas.
Santa Fe la Vieja es Monumento Histórico y sus ruinas están propuestas para ser declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Se encuentra en la zona sur de la ciudad de Cayastá, Departamento Garay, zona de aborígenes Calchines y Mocoretáes, a ochenta kilómetros al norte de la ciudad de Santa Fe, siendo las ruinas jerarquizadas con la construcción de infraestructura acorde, que suman un Museo y una Casa réplica,  además de fondos documentales y arqueológicos.
Santa Fe la Vieja es testimonio de la fundación de una ciudad por españoles dentro de un proceso colonizador en América.

No hay comentarios:

Publicar un comentario