21 jul. 2011

Textura y Color de nuestras artesanías





El Noroeste Argentino conforma un escenario único en relación a las plazas de los pueblos que forman la Quebrada de Humahuaca. A su alrededor encontramos objetos muy valorados por todos que nos remontan a los primeros pueblos aborígenes que habitaban la región.
Desde hierbas y condimentos de todos los colores y con múltiples aplicaciones gastronómicas y medicinales hasta cuencos de barro, y preciadas prendas de alpaca y guanaco. Sus calles, tan contenedoras que suben y bajan; la sonrisa siempre presente en sus habitantes, hacen del paseo, un reconfortante recuerdo.
La UNESCO lo reconoce como Paisaje de la Humanidad desde 2003.
La cultura andina nos invita a un mundo de historia que no ha cedido con el correr de los siglos.
La tradición alfarera provoca sensaciones de gran fortaleza. En pequeños talleres, muchos domésticos se trabaja la arcilla en recipientes o baldes, dejándola ablandar para luego darle forma a la pieza. Los diseños precolombinos siempre presentes.
La religiosidad de estos pueblos se refleja en pesebres o réplicas de iglesias.
Los tejidos en telar simbolizan esta tierra. Se utilizan técnicas ancestrales confeccionando ruanas, frazadas, pullóveres, gorros, medias y guantes, como así también barracanes, predominando el marón, negro y blanco en una impecable factura en sacos y chales.
El cardón y las tallas en alpaca son parte de este patrimonio de todos.
 Las lanas provienen de llamas, guanacos, y alpacas y también de ovejas de corral. Se tiñen con tintes naturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario