7 may. 2012

Cisterna Romana

La cisterna romana de plaza de la Pescadería, oculta al público Urbanismo trabaja con Cultura y Turismo en un proyecto que la ponga en valor M.D.ALVARADO / SEVILLA Día 07/05/2012 Obras de recuperación de la cisterna romana hallada en la plaza de la Pescadería
La ejecución de las obras de reurbanización de la zona de la Alfalfa, aquel proyecto al que se dio en llamar «la piel sensible», sacó a la luz unos importantes restos arqueológicos en la plaza de la Pescaderia. Fue allá por el año 2006, cuando los trabajos que se realizaban en la plaza permitieron localizar el muro de una cisterna con un grosor de 50 centímetros y unos 4 metros de profundidad a sólo 60 centímetros bajo el suelo. Los arqueólogos consideraron los restos de gran importancia llegando a señalar que esos restos formarían parte de un «castello aquae» o un gran depósito de abastecimiento de agua para la ciudad, una cisterna romana construida probablemente en el siglo I. Su descubrimiento, al que se sumó luego el hallazgo de un monumento funerario, movilizó entonces a asociaciones culturales y llevó a los responsables del Ayuntamiento a cambiar el proyecto de urbanización de la zona para integrar la cisterna en su entorno, de tal forma que se pudieran ver estos antiguos restos romanos a través de un lucernario. El proyecto consistió en cubrir los restos arqueológicos con una estructura acristalada que, mediante unas luces, permitiera verlos desde la calle pero también habilitar una escalinata que posibilitara acceder a su interior, donde aunque los restos no son tan espectaculares como los hallados en la Encarnación se podría comprobar las dimensiones de la cisterna —con naves de más de 40 metros de longitud—. Incluso se habló de realizar una presentación audiovisual en la que se explicase la importancia del hallazgo y la funcionalidad que tenía la citada cisterna. Cuando han pasado casi seis años de aquel descubrimiento, los que pasean por la Plaza de la Pescaderia apenas si pueden darse cuenta de la existencia de esos restos romanos. La estructura acristalada, sin luz interior que la destaque, no permite ver nada. El Ayuntamiento reconoce estos hechos y apunta que las obras, incluidas dentro del proyecto «piel sensible», no fueron recepcionadas hasta hace un año por la Corporación, que no asumió en su día la conservación de la cisterna romana. Eso sí, aseguran que las delegaciones municipales de Urbanismo, Cultura y Turismo, trabajan en poner en marcha un proyecto que permita poner en valor estos restos. La idea, como se habló en su momento, sería poner en alza el recorrido histórico-turístico entre Real Alcázar, la Alfalfa y la Encarnación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario