3 mar. 2012

Descubren huellas de la Era del Hielo en la laguna Guaminí

Rastros de animales gigantes que vivieron hace más de 10 mil años, durante la Era del hielo, fueron descubiertos en la costa de una laguna cercana a Guaminí, en el sudoeste bonaerense, informó ayer Sergio Bogan...


Rastros de animales gigantes que vivieron hace más de 10 mil años, durante la Era del hielo, fueron descubiertos en la costa de una laguna cercana a Guaminí, en el sudoeste bonaerense, informó ayer Sergio Bogan, del Area Paleontología de la Fundación de Historia Natural Félix de Azara.
Por Celia Carbajal / Télam
"Lo fascinante y lo increíble del yacimiento de Guaminí es que están preservadas las huellas de animales, y en toda América del Sur hay sólo un yacimiento comparable, que se descubrió en 1990 en Pehuen-có, cerca de Monte Hermoso", dijo Bogan.
Rodeado de fósiles a la espera de ser clasificados en la Universidad Maimónides, el investigador enfatizó la importancia en cantidad y diversidad de estos rastros para "saber cómo se movían estos ejemplares, cuyos esqueletos son conocidos desde el siglo 19 pero cuyas huellas recién salen a la luz".
Algunos de estos rastros permiten confirmar que "había animales que realmente caminaban en dos patas", ejemplificó.
Bogan celebró que el yacimiento supere las expectativas de los investigadores de esta disciplina porque posee gran extensión, contiene mucho material y su estado de preservación es excelente.
Entre los rastros prehistóricos se encuentran huellas de gigantescos megaterios, enormes osos perezosos terrestres que alcanzaban unas cinco toneladas de peso y se desplazaban sobre sus patas traseras.
Un animal extraño en su apariencia, que dejó su rastro en Guaminí, es la Macrauquenia, un mamífero cuadrúpedo de casi una tonelada, que en su hocico poseía una trompa semejante a la de un elefante pero de menor longitud.
Conjuntamente con esta fauna existieron grandes camélidos (como por ejemplo la Hemiauchenia, guanacos semejantes a los que se conocen actualmente y pequeños ciervos.
Asimismo, hallaron huellas de aves similares a la de los flamencos que pueden encontrarse actualmente en las lagunas bonaerenses.
Un gran yacimiento. Las huellas fósiles encontradas, llamadas técnicamente icnitas, representan uno de los hallazgos paleontológicos más importantes de las últimas décadas en territorio bonaerense, emparentado con el de Pehuen-có, a unos 200 kilómetros de Guaminí, un yacimiento "paradigmático y maravilloso".
El de Guaminí es un afloramiento de planchones de arcillas y rocas de un kilómetro de extensión, cuya edad se remonta a unos 30 mil años de antigüedad y constituye uno de los pocos yacimientos en América del Sur que preserva huellas de animales prehistóricos de esa época.
Sólo condiciones verdaderamente excepcionales permitieron que estas huellas se conservaran hasta ahora.
"La preservación de huellas es algo rarísimo, relacionado con la ocurrencia de una serie de eventos climáticos particulares", enfatizó Bogan.
El científico indicó que "esto puede suceder si el viento acarrea arena que se deposita sobre las impresiones en el barro y si dicha arena está enriquecida por ceniza volcánica que mineraliza el terreno, que favorece la consolidación de la capa sedimentaria en la que estos animales caminaron".
Los cientos de huellas permiten imaginar cómo era el paisaje y la vida del pasado en esta región de grandes llanuras lodosas, que conformaban las orillas de cuerpos lagunares pampeanos donde deambulaban y abrevaban gigantescos mamíferos prehistóricos.
El descubrimiento se conoció a través del intendente municipal Néstor Alvarez, en coordinación con el personal del Museo Municipal de Guaminí y el Centro de Registro de Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de la Provincia de Buenos Aires.
"El mes pasado, desde el municipio de Guaminí, nos dieron a conocer que se había producido el hallazgo fortuito de huellas fósiles y pidieron que mandemos gente a definir qué valor tenían", contó Bogan.
Si bien el hallazgo de fósiles en Buenos Aires es bastante frecuente, sobre todo del Pleistoceno, que es el período que abarca desde los dos millones de años de antigüedad a los 10 mil años antes del presente, en este caso se trata del momento en que el territorio estaba habitado por mamíferos gigantes.
Conservación
Con el asesoramiento de Bogan, Fernando Oliva, Cristian Oliva, Claudia Di Leva y Federico Agnolin, el municipio de Guaminí protege el yacimiento y planifica el cercado del predio para evitar el acceso de ganado vacuno o de personas que por falta de información puedan pisotear las huellas fósiles. Así, se planifica la confección de senderos y cartelería informativa para que los pobladores locales y potenciales turistas recorran el yacimiento sin generar daño a los restos fósiles.

Fuente: Diario La Capital de Rosario (Argentina) 03 de marzo de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario